Suspiros Limeños

Sabes de donde vienen los suspiros limeños?

Los suspiros limeños es un clásico de la gastronomía, el postre más destacado en la mesa peruana. Su exquisita receta a base de leche condensada y oporto es una verdadera delicia para el paladar. Se trata de una mezcla de esta leche, crema espesa y azúcar, adornado con un merengue muy rico que le aporta una dulzura particular. Es un postre suave y dulce que seduce a los más exquisitos gustos. 

 

Al final de la época medieval, viajeros españoles

trajeron el postre a tierras americanas. Perú lo adoptó como suyo y le dio el nombre de Manjar Real del Perú. Posteriormente, el poeta José Gálvez Barrenechea lo rebautizó. Fue cautivado por su seductor sabor, que para él era como el suspiro de una mujer. Esa delicadeza y dulzura lo han colocado hoy en todas las cartas de los restaurantes del país amazónico. Desde los más populares hasta los más lujosos, todos tienen la receta de suspiros limeños como un postre delicioso y de gran tradición.

 

Esta es una receta muy sencilla para elaborarla en casa.

Preparación:


1. Reunir en un cazo las leches condensada y evaporada.


2. Cocinar a fuego lento hasta que adquiera un punto de manjar blanco, removiendo constantemente para evitar que se queme.


3. En un recipiente aparte mezclar las yemas y la vainilla.


4. Retirar el manjar blanco del fuego y agregar las yemas y la vainilla.


5. Llevar la mezcla nuevamente al fuego, revolviendo durante tres minutos. Dejar enfriar.


6. Batir las claras de huevo hasta lograr el punto de nieve.


7. En una olla aparte mezclar el azúcar y el oporto. Llevar al fuego hasta que se forme el almíbar.


8. Incorporar las claras batidas y seguir batiendo hasta lograr el merengue.


9. En una manga para postres se coloca la mezcla.


10. Servir el manjar blanco y adornar con el merengue y un poco de canela en polvo espolvoreada.